martes, 15 de enero de 2008

Cuando Eolo se enfada.










Llegan vacias mis manos
por amasar malos vientos,
por dudas que son tormentos
y por sufrires extraños.
Soplas en tu singladura
por la besana manchega,
aventas trigo en la era
doradito de hermosura.


Mas, ¡ ay!...,
ya no existe la dulzura
en tu soplar armonioso,
ahora soplas tormentoso
moviendo nubes oscuras.


Emilo.

5 comentarios:

Alegrías. dijo...

Genial Emilio; sólo me resta felicitar a quién tanto admiro.
Besos
Liliana

EMMuñoz dijo...

Gracias, Liliana, ya recibi tus besos.

Emilio.

Yeli dijo...

Mitológicamente fabuloso, mi amigo Emilio.
Un beso grande
Yeli

EMMuñoz dijo...

Me alegra verte por aqui, Yeli.

Gracias por viajar desde Miami.

Un beso, amiga.
Emilio.

julia del prado morales dijo...

Me gustò tío, usted lo hace tb; me encantan sus comidas y su zalero. Y su gracia, besos, Julita